Delia Peñacoba, Se moja este verano… ¡Bueno, este Otoño!

Delia es una de esas personas que desde el minuto cero te hace sentir que la conoces de toda la vida, su expresividad, alegría y empatía hacen que conectes con su sonrisa en cuestión de segundos. Varias han sido las ocasiones en las que esta Enfermera, directora de enfermería del área I (SESPA) y yo hemos coincidido en diferentes eventos relacionados con el liderazgo y la gestión de emociones en el ámbito sanitario, haciendo que poco a poco trabemos una amistad que espero nos dure por muchos años.

Delia es Enfermera y Diplomada en terapia transpersonal por la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal (Madrid)

delia

Gestión y Enfermería

por Delia Peñacoba

Partiendo de que no existen verdades absolutas, esta es mi humilde aportación a las preguntas que me planteas Mónica. Gracias por invitarme a esta reflexión en voz alta.

Política y gestión sanitaria: ¿Deben ir de la mano, o es un mal menor?

La gestión sanitaria abarca tres niveles (macro, meso, micro) cuya responsabilidad recae sobre diferentes agentes, siendo necesaria la coordinación interniveles ya que los tres ámbitos están estrechamente relacionados. A nivel macro se encuentra la política sanitaria que tiene que llevar a cabo acciones para mantener la equidad en los servicios sanitarios. La Política sanitaria decide sobre los servicios de salud y recursos a financiar  condicionando la meso y la micro gestión. Los responsables de cada nivel tienen que llevar a cabo la gestión de sus respectivos ámbitos dejando hacer al resto de los agentes, estableciendo canales de información y delimitando claramente competencias. La Gestión sanitaria nos implica a todas las personas que trabajamos en el ámbito de la salud, ya sea una consulta, hospital, dirección, gerencia, consejería…. Pero cada uno de nosotros tenemos unas competencias y responsabilidad  diferentes que lejos de separarnos tienen que ser contempladas como eslabones de una misma cadena.

«La gestión sanitaria nos implica a TODAS las personas que trabajamos en el ámbito de la salud.»

Asistimos en la actualidad a un descreimiento de la Política en todos los ámbitos sociales por un mal hacer de sus agentes (políticos) y esta situación lleva a una pérdida de la visión integradora de los niveles de gestión en nuestro entorno sanitario.

Los recursos Humanos: Porqué cada día a los enfermeros de base nos parece que son menos “humanos” y más “recursos”, ¿se puede gestionar mirando a los ojos? ¿Por qué no se puede gestionar con un “win-win”?

De entrada  no me gusta la palabra “recursos” para referirme a las personas que trabajamos en una Institución, organización, empresa….Me resulta una palabra fría cuando lo que queremos es gestionar  unos servicios con personas  como tú y yo…. llenas de vida (emociones, pensamientos, familia, amigos, ilusiones, sueños…) Por supuesto que hay que mirar a los ojos y calzar los zapatos del otro aunque no siempre podamos obtener un “win-win”. Por ejemplo, no me imagino un hospital, centro de salud  en el que cada profesional eligiera su horario de trabajo o decidera que “esta actividad asistencial la hago y esta otra no”.

«Quizá no siempre se pueda ganar por ambas partes, pero siempre se PUEDE mirar a los ojos.»

Los recursos materiales: ¿Se puede hacer más con menos? ¿Están las políticas de recortes al tanto de la merma en la calidad asistencial que provoca escatimar en según qué recursos materiales?

Uno de los objetivos de la gestión sanitaria es reducir la brecha entre lo que se hace (efectividad) y se podría hacer (eficacia). Yo añadiría además que tenemos que revisar  los resultados en salud de lo  que estamos haciendo porque más no es mejor. Apoyarnos en lo que nos dice la evidencia, el sentido común y la voz del receptor de nuestros servicios (paciente, familia, ciudadanía).

«Más no siempre es Mejor»

La gestión y las bases: ¿Crees que realmente el personal de base conoce la labor de un mando intermedio o de un gestor? ¿Qué imagen crees que tienen de las tareas que desempeñan?

Los “profesionales de a pie” valoran  el trabajo del mando intermedio “asistencial” que es el primero en “empujar”, que defiende los intereses del servicio o unidad, no intereses particulares. Personas responsables y comprometidas con la Organización.

Los profesionales de gestión “de despacho” son rechazados en un principio. Cuando llega una Gerencia nueva, un equipo nuevo……. Flota un ambiente donde se percibe una mezcla de “expectación”, “descreimiento”, “mopongo”. Ante este panorama hay que irse abriendo camino con hechos además de las palabras.

«Existe diferencia entre la acogida del gestor asistencial y el gestor de despacho»

¿La calidad, son solo número e indicadores? ¿Los indicadores de calidad son fiel reflejo de lo que el paciente y trabajadores perciben? ¿Estamos midiendo verdaderamente lo que debemos medir para conocer el estado de la calidad asistencial?

La calidad no debe ni puede basarse sólo en números.

No todo lo podemos medir ni cuantificar. ¿Cómo medir la soledad de las personas mayores,  el sufrimiento espiritual, una sonrisa, un abrazo, la calidez, la compasión…? Los profesionales de enfermería llevamos a cabo  muchas actuaciones que se encuentran en la esfera de lo cualitativo, de lo humano (acompañar, aconsejar, consolar,…) y que influyen en el estado de salud de las personas.

Llevamos a cabo intervenciones asistenciales  sin conocer los resultados en salud que tienen para las personas… hablamos de tiempos, consumos, número de intervenciones quirúrgicas… ¿PARA QUÉ? donde queda la voz del paciente/familia .Las personas no son números y en ocasiones lo olvidamos.

«La enfermería realiza una labor cualitativa, mucho más dificil de medir por no ser cuantificable.»

La profesionalización de la gestión, ¿una utopía que se corromperá como otros accesos al sistema? ¿Para cuándo una gestión por competencias y logro de objetivos? ¿cuál crees que es la mejor forma de valorar a un buen gestor? ¿Crees que se puede medir la actitud?

Si el valor más importante con lo que cuenta una organización son las personas que trabajan en ella, la gestión por competencias es el modelo que pone énfasis en las personas, aprovechando conocimientos tanto individuales como de grupo. La gestión por competencias delega responsabilidades…. ¿Queremos asumirlas?

«Gestión por competencias y Gestión de procesos deben ir de la mano.»

La motivación es un arma aliada para las direcciones, ¿por qué entonces está tan infravalorada? ¿Qué medidas adoptas o te gustaría adoptar para motivar a tu personal?

Las personas somos más emocionales de lo que queremos pensar. La emoción va a guiar nuestras conductas. No existe ningún proceso mental que no lleve implícito componentes afectivos. Emoción y razón en equilibrio, como dijo Lao-Tse Que tu cuerpo y tu alma estén unidos en un abrazo sin separación”.

La actual situación socio-económica ha venido a nuestras vidas a “agitarnos” y ha derribado pilares que creíamos sólidos, fuertes…….nuestras instituciones se han visto envueltas de un ambiente de dejadez, desidia, falta de energía, entusiasmo…. FALTA DE MOTIVACIÓN.

Tenemos que encontrar referencias claras para orientarnos. Las tenemos que encontrar nosotros sin esperar que otros nos las den. El cambio empieza en tí, en mí, en  el interior de cada uno. ¿Qué es lo que te mueve en la vida? ¿Qué es lo que más valoras? ¿Cuál es tu máxima aspiración? ¿Cuál es la intención detrás de tus actividades diarias?

Tenemos que abrir una ventana en el muro. Cuando hay tantos “es que tal”, “es que tal”, “es que cual”… Tenemos que encontrar “Hay que “, “hay que”, “hay que”… y esto implica varios cambios en la mentalidad.

El mundo empresarial es cada vez más consciente de este aspecto emocional de las personas y su implicación en la productividad por lo que estamos asistiendo a una nueva manera de hacer, desde un liderazgo emocional, que es aquel capaz de inspirar a través del manejo inteligente de las emociones (inteligencia emocional).

«El aspecto emocional de las personas afecta directamente sobre la productividad»

Es imprescindible crear un clima laboral de confianza (horizontal y vertical), seguridad psicológica y respeto en las relaciones interpersonales. ¿Te has parado a pensar lo que haces  tú para mejorar tu ambiente laboral?

En su libro “El hombre en busca de sentido”, el psiquiatra austríaco Victor Frankl escribió:

Entre el estímulo y la respuesta existe un espacio. En este espacio radica nuestro poder de elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta yace nuestro crecimiento y nuestra libertad.

Preguntas libres.

Comparto con vosotr@s un cuento Zen que relaté a los mandos intermedios del Área Sanitaria I (Asturias) el pasado mes de enero en una sesión formativa que llevaba el título “¿Cómo no perder la motivación?”

Un hombre que monta en caballo al galope. Alguien  que le ve pasar le grita: “¿A dónde te diriges?”. El jinete se vuelve y contesta: “No lo sé, eso pregúntaselo al caballo”.

No sabemos en realidad hacia dónde vamos ni por qué nos damos tanta prisa. Un caballo al galope nos arrastra y decide todo por nosotros. Ese caballo se llama “inercia de la costumbre”.

Nuestra tarea es ser conscientes de esta inercia y no permitir que nos siga empujando.

Cuidar de uno mismo

quiere decir, ante todo,

aprender a parar

y mirar hacia dentro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s