Cirugía Low cost??

En estos tiempos de crisis económica y de esfuerzo, para unos mas que para otros, en apretarse el cinturón, creo que es momento de hacer una reflexión de cómo se gastan los dineros en el mundo sanitario.

De la primaria poco puedo comentar, pues como sabéis es un mundo bastante desconocido para mi, pero en especializada y concretamente en quirófano si que os puedo contar como suceden las cosas.

Ya en otro post anterior hablé someramente sobre el tema de las peonadas, y de como se vicia el sistema “premiando” económicamente, a aquellos que en su jornada habitual no cumplen con los números, y no solo a aquellos que desbordados, requieren aumentar las horas de cirugía para sacar el trabajo adelante. 

 Vivimos, por si alguno no se había dado cuenta, en un país con una peculiar idiosincrásia de pícaros, donde todos buscamos de una u otra forma el mayor beneficio personal.
Desde la malversación de las listas de espera, para poder aumentarlas y forzar a realizar peonadas ( que insisto, de momento no sucede en mi centro ) hasta llegar tarde todos los días sin que nadie haga o diga nada, hay un amplio abanico de pequeñas grandes cosas, que en conjunto suman gastos que pagamos a la postre todos.
Hoy, y no me enrollo mas, quería hacer hincapié en el gasto de material quirúrgico, tanto fungible como instrumental o aparataje.
En muchas ocasiones, tramito solicitides de petición de material, unas sencillas y lógicas, como la pinza de turno que se ha roto, el ganchito que se ha perdido o cosas así, y otras, más exóticas, como el super aparatejo de turno que se le antoja a algún jefe de servicio.
En el segundo caso no tengo voz ni voto, solo teclado para imprimir la solicitud. El jefe de servicio es la voz última que informa sobre la necesidad de tal elemento, y la dirección rara vez ( salvo que el coste sea astronómico ), pone alguna pega.
Os voy a poner el ejemplo de dos casos, como se que me leen los interesados, no hare “pupa” y dire el pecado sin mencionar al pecador.

En Noviembre, y sin yo solicitarlo, se tramita la compra de un instrumental quirúrgico, 3000€ de coste aproximado. La pieza en cuestión se usa puntualmente para hacer mas cómoda la cirugía, con lo que quiero decir, que no es indispensable para la realización de la misma. Desde Noviembre hasta hoy, se ha usado UNA VEZ.

En Febrero, un jefe de servicio me solicita que pida un separador, con el argumento de que de este modo puede prescindirse incluso de un ayudante durante la cirugía, argumento demoledor para la dirección, que seguro que lo vio como una inversión para ahorro a largo plazo. Coste del separador: 1800€, uso desde su compra en Febrero : NUNCA.
Para mas Inri, el separador de marras pesa un Quintal, por lo que hemos tenido que añadir a su coste la compra de un contenedor y cestillo para su cómoda esterilización, así que a sus 1800€ debemos sumar unos 400€ mas. Es decir, 2200€ añadidos.

Siendo como somos en nuestro caso, un centro comarcal y pequeñito, no entiendo porqué no hay mas colaboración entre áreas, permitiendo el préstamo de materiales entre centros, para cirugías puntuales, en lugar de prentender que para “por si acaso” se compre un poco de todo.
Un catálogo de materiales y ubicación, un inventario digamos que lo que existe en la red pública y sus disponibilidades, haría que centros pequeños ahorrasen mucho dinero a la administración pública compartiendo entre varios.

Pero no solo el material quirúrgico es un coste sangrante, mallas que se compran “por si acaso” y luego caducan en el almacén, pinzas de laparoscopia desechables obsoletas que no se quieren usar porque gustan mas las nuevas… da igual cómo nos las ingeniemos para que gasten primero lo viejo y cuando se termine empiecen con los nuevos modelos, -Este no, traeme el otro- o símplemente abren la pinza, y luego piden la nueva.

Pero no solo el gremio de los facultativos está implicado en los costes de una sanidad enferma, el resto del personal también tenemos mucho que decir…Una buena gestión de las caducidades de un almacén es básica para el ahorro económico, un pedido bien gestionado de recursos materiales evita el almacenamiento de productos de baja rotación y la escasez de otros, sin hablar de los “dedos largos” que hay en todos los centros y de todos los gremios.

Las que conozcais el quirófano, cuántas veces habéis abierto suturas, trócares, terminales de motor de artroscopia etc “como para una boda” solo porque el cirujano de turno es de los que se cabrea si le hacen esperar un segundo, o por simple comodidad, porque así no te lo están pidiendo durante la cirugía. ¿Cuantas veces cuando recoges tu mesa, tiras muchas de esas cosas sin abrir?

¿Habéis hecho alguna vez una revisión de material en vuestros centros?, espero que el sí sea mayoritario, y no me refiero únicamente a las caducidades de farmacia sino en general, del material general de los almacenes.
En mi unidad intentamos ser lo mas exhaustivos posible con el tema, y siempre, irremediablemente, cada mes tenemos que retirar algo que se ha caducado sin posibilidad de usarse.
Cada vez que un material se me caduca, si puedo lo retiro a una caja de “material de prácticas” por lo menos para darle una segunda oportunidad si hace falta explicar su mecanismo, pero las cifras de lo que cuesta, y el dinero que se tira literalmente cada mes, hace que se me encoja el corazón.

Otro tema es el extraño complejo de Dios que tienen algunas especialidades, y por favor que no se ofenda nadie.
Ayer en Tuitter varias compañeras de MI comentaban acerca del encarnizamiento terapéutico, otro tema que también genera unos costes importantes, y de como a ancianos sin posibilidades de recuperación, se les seguía atiborrando a antibióticos de última generación, se les pedían hemocultivos, tacs, y otras pruebas varias, que si bien podían dictaminar la causa de su dolencia, no se la iban a quitar en absoluto.
En quirófano también existe ese encarnizamiento pero de otro modo, no es que se le practiquen intervenciones innecesarias a pacientes (espero), sino que en ocasiones, sobre todo en traumatología, vemos a ancianos encamados, que se intervienen de una fractura de cadera y se les coloca un implante de una u otra forma.
Es evidente que no vas a dejar al anciano “con la pata colgando” que la fractura debe ser reducida y liberar el dolor, pero los traumatólogos disponen de las mismas armas para un anciano encamado de 95 años que para un señor de 65 con una vida activa.
Quiero decir, pueden elegir entre dos o tres opciones, pero los costes serán parecidos, no entiendo porqué las casas comerciales no tienen una gama “baja” y no me refiero a de peor calidad, pero si de menor resistencia, que tenga un bajo coste, para este tipo de fracturas en pacientes que no van a aprovechar o desgastar el implante igual que alguien mas joven y activo.
Quizá ya exista y no lo sepa, por lo que si alguno me quiere instruir, bienvenido sea el comentario. 😉

Lo importante del ahorro, es la eficiencia, de nada sirve comprar mas barato, si por su calidad, te obliga a gastar el doble, pero si que hay que intentar gastar con cabeza, y pensar en para qué se usan las cosas, cuánto se van a usar y el beneficio que reporta.

Anuncios

8 comentarios en “Cirugía Low cost??

  1. Hola Monica. Trabajo en una planta quirúrgica en un hospital comarcal. Abarca todas las especialidades quirúrgicas d corta estancia y CMA. Me podría extender 1000 páginas en el tema peonadas, IQ innecesarias, engorde de listas de espera, amenazas a pacientes para que se operen por la tarde y en otro centro, manipulación de los horarios de quirófano…. Pero sólo te voy a comentar lo de las fracturas d cadera. Aquí a los pacientes encamados con fractura de cabeza de fémur se le pone un clavo endomedular, no una prótesis, es menos agresivo para ellos y más barato, ya que una PTC es innecesario en esos casos

    Me gusta

  2. Si, si claro, tampoco ponemos PTC, escribí prótesis por inercia, pero debería haber escrito Implante, de hecho creo que lo editaré, pero a lo que vamos es que un clavo intramedular cuesta alrededor de 1000€ entre una cosa y la otra, pero insisto en que ese mismo clavo intramedular es el que se usa en pacientes mas jóvenes y válidos, igualdad de resistencia y calidad de materiales… Ponemos en Marte naves exploradoras y no podemos reducir los costes de un implante?? no me lo creo. Las casas comerciales tienen mucho que decir.

    Me gusta

  3. No entraré otra vez en el tema de las peonadas porque creo que quedó muy claro en el anterior post del foro.
    Respecto a la inversión en instrumental, es decir, en “tecnología sanitaria”, veo dos problemas:

    1- Dudo que se hiciera un estudio riguroso y documentado de los beneficios de la compra, las alternativas, el ROI de la inversión y el coste de oportunidad del dispendio. Primer error, ya que la petición de un facultativo “cómpralo-por-que-yo-lo-valgo” no es argumento para gastar los recursos del hospital en juguetitos. Para eso está el Toys rús.

    2- Tras la compra, y un prudencial tiempo de “uso”, lo normal es analizar cual ha sido la rentabilidad real de ese gasto. Como en cualquier empresa. ¿Ha pasado a programar la especialidad X con 1 solo cirujano, liberando al ayudante de manera que se pueda, por ejemplo, pasar otra consulta? ¿Ha disminuido el tiempo quirúrgico al comprar el juguetito de marras a la especialidad Y? ¿Se han podido programar más cirugías por sesión de quirófano? Vamos, lo normal y lógico en cualquier empresa, como digo.

    Imagino que habrá que preguntar al/los responsables tanto de las peticiones como, sobre todo, de autorizarlas, el por qué no se están haciendo las cosas como es debido. Más que nada porque resulta que luego no hay fondos para las cosas verdaderamente importantes, porque se gasta sin ton ni son solo porque alguien grita mucho cuando pide las cosas.

    Personalmente estoy algo cansado también de ver a personas que se creen “el no va más”, que van de “somos los mejores”, los pobrecitos, cuando con su manera de trabajar no durarían ni una semana en cualquier empresa que pretenda ganar dinero.

    Sería realmente interesante también auditar de donde han salido los dineros para sufragar comidas, cenas, congresos lúdico-festivos y demás historias, y compararlo con peticiones de material, uso de determinados implantes o instrumental, por no hablar, claro, de la prescripción. Algo similar a lo que se ha puesto en marcha en los USA, por ejemplo.

    En fin, resumiendo: Mientras no cambie la política de personal en la sanidad pública, seguiremos sufriendo el lastre de los “listillos” y los ineptos. Y mientras no haya directivos y gestores profesionales, independientes del partido político de turno, con visión más allá de los 4 años que dura una legislatura, y con agallas para poner las cosas en su sitio y sacar adelante el sistema, seguiremos estancados en este lodazal llamado sistema nacional de salud.

    Un saludo.

    Me gusta

  4. Monica un verdadero placer leer está entrada. Necesitamos todos darnos cuenta que hemos desangrado el sistema sin piedad y toca cuidarlo, aunque nunca se debío de pervertir tanto. Estoy totalmente de acuerdo de que se necesita cambiar la política de personal y gestores técnicos y valientes apoyados por políticos valientes y no cobardes pendientes de los votos. En fin difícil.
    Mientras el que haya personas concienciadas como tú y que sean capaces de contar lo que hay sin medias tintas es verdaderamente esperanzador.

    Me gusta

  5. Sergio y Carlos, me alegra tanto leer estas palabras, sobre todo siendo vosotros médicos, que me estoy reprimiendo que me caiga una lagrimita 😉
    Es inconcebible que en estos tiempos donde se mide al milímetro el gasto sanitario ( o eso se nos hace creer ) y que vivimos un sinfín de recortes en aras del bien común, que parece difícil de entender, que como dice Sergio, al final se lleve el gato al agua el que mas grite.
    Conozco especialidades bastante mas prudentes en sus peticiones que han aguantado con materiales obsoletos y gastados durante tiempo por aquello de “no están las cosas para andar pidiendo nada” mientras otros, lejos de innovar técnicas, desear reciclarse o avanzar tecnológicamente piden por esa boquita cada artículo que se les antoja.
    Todos tenemos derecho a trabajar en las mejores condiciones, eso es lógico, pero también hay que pensar en que con lo que tenemos debemos ser consecuentes, no estamos en el Mont Sinaí ni hacemos cirugía de Vanguardia, somos un hospital ( en nuestro caso ) pequeñito que siempre hacemos sota, caballo y rey asegurando la mejor de las calidades a nuestros pacientes, cercanía y humanidad.
    Esto no quiere decir que se nos cierren las puertas a técnicas nuevas que aumenten la seguridad del paciente y la calidad de la antención, pero precisamente ESO deben ser las dos premisas que deben guiarnos a la hora de hacer compras de nuevos materiales.
    ¿Con este nuevo “chisme” mejoro la técnica, acorto tiempos, mejoro la confortabilidad del paciente, su seguridad, ahorro costes a largo plazo, me es rentable? Si en el informe las respuestas son mayoritariamente afirmativas, es de recibo hacer lo posible para adquirirlo. Tristemente sabemos, que no siempre es así.

    Me gusta

  6. Bienvenidos a la administración… y ya sé que no se puede generalizar…

    Creo que comparto todo lo dicho anteriormente, aunque me gustaría hacer unos matices…

    Primero, ya está todo inventado, existen técnicas de evaluación de tecnologías sanitarias (Ya sergio apuntaba algo…), en las que se estudian unas tecnologías respecto a otras y su coste-eficiencia. Para ejemplo un botón, sin despeinarme mucho, en este enlace podéis ver la comparación entre los clavos gamma y los implantes de tornillo/placa (Tipo DHS))http://www.bibliotecacochrane.com/BCPGetDocument.asp?SessionID=%204228429&DocumentID=CD000093). En cualquier caso, una fractura de cadera varía el tratamiento en función del tipo de fractura más que por la edad del paciente, así una fractura intracapsular no puede ser tratada con un clavo intramedular por el riesgo de necrosis, y debe ponerse una prótesis (Normalmente parcial). (Que me corrija algún traumatólogo si estoy equivocado). En todo esto siempre hay matices.

    Otra cosa es la ingente cantidad de dinero que rodea al mundo del laboratorio, o las casas de implantes, que suelen además tener políticas agresivas de venta.

    Pero es que estamos en la administración, aquí el gerente de turno no es evaluado por criterios profesionales (Si lo quitan de aquí lo ponen en otro lado…), y así ningún trabajador de la administración tampoco es evaluado por nadie… Y en el gasto pues tampoco hay mucho control, ni se requiere mucha explicación, y si acaso como los encargados de controlar no tienen ni idea, se les dan cuatro razones más o menos convincentes y luego …

    Estamos en la administración, aquí no hay incentivos, ni objetivos para conseguirlos, cada uno hace lo que le viene en gana y así nos luce el pelo… luego café para todos…, no, recorte para todos (IGUAL).

    En la administración siento decirlo, pero la impresión es que no hay control, y no nos engañemos que luego hablamos de ser solidarios; estas navidades no cobraremos paga extra entre otras cosas porque esto va seguir sin controlarse, y así mientras yo cobro mis guardias, mis peonadas o mis prebendas (directas o indirectas) y nadie más las pueda cobrar que siga girando…

    La culpa de todo no la tiene el Gobierno, sino muchas veces el compañero que trabaja contigo, o lo que es peor, de uno mismo.

    Pero dicho esto, es evidente que todos estos gastos se pueden RECORTAR, con evidencia y sentido común.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s